Seleccione su idioma

8100 ingrid Drive, Elgin TX 78621 +1 (512) 772-1972 info@ewcmi.us Sun-Fri 10:00 - 16:00H CST

shavuot Hero banner 1400x300

Sermon: Fiel con Poco

Categoría: Teología española
Read Time: 15 mins
Visto: 314

ThinkingFiel con Poco

¿Con qué frecuencia has escuchado la frase, "un centavo por tus pensamientos"? Particularmente en mis días más jóvenes, a menudo me encontraba sumergido en mi propio pequeño mundo. Sin embargo, ¿alguna vez has reflexionado sobre el verdadero significado de un centavo? Independientemente de si es una pequeña cantidad o una suma sustancial, lo crucial es cómo administramos lo que se nos confía.

El mensaje de hoy sobre la administración y los almacenes celestiales encuentra su fundamento en una narrativa bíblica específica. Exploremos Lucas 16:1-13 de la Biblia Amplificada, donde Jesús narra la historia de un hombre rico y su administrador de bienes, quien fue acusado de malgastar los activos de su maestro. El hombre rico exige una rendición de cuentas del administrador, lo que lleva a un astuto plan del administrador para asegurar su futuro reduciendo las deudas debidas a su maestro. Curiosamente, el maestro elogia al administrador por su astucia. A través de esta parábola, Jesús imparte lecciones sobre la importancia de ser fiel en asuntos pequeños y la imposibilidad de servir a dos amos: Dios y la riqueza.

"También [Jesús] dijo a los discípulos, Había un cierto hombre rico que tenía un administrador de su propiedad, y acusaciones [contra este hombre] le fueron traídas, que estaba malgastando sus [del maestro] posesiones. Y lo llamó y le dijo, ¿Qué es esto que escucho sobre ti? Entrega la cuenta de tu administración [de mis asuntos], porque ya no puedes ser [mi] administrador. Y el administrador de la propiedad se dijo a sí mismo, ¿Qué haré, viendo que mi maestro está quitándome la administración? No soy capaz de cavar, y me avergüenzo de mendigar. He llegado a saber lo que haré, para que ellos [los deudores de mi maestro] me acepten y me reciban en sus casas cuando sea apartado de la administración. Así que convocó a los deudores de su maestro uno por uno, y dijo al primero, ¿Cuánto debes a mi maestro? Dijo, Cien medidas [unos 900 galones] de aceite. Y le dijo, Toma tu reconocimiento escrito de obligación, y siéntate rápidamente y escribe cincuenta [unos 450 galones]. Después de eso dijo a otro, ¿Y cuánto debes? Dijo, Cien medidas [unos 900 bushels] de trigo. Le dijo, Toma tu reconocimiento escrito de obligación, y escribe ochenta [unos 700 bushels]. Y [su] maestro elogió al administrador deshonesto (injusto) por actuar astutamente y prudentemente; porque los hijos de esta era son más astutos y más prudentes y sabios en [relación a] su propia generación [a su propia edad y tipo] que los hijos de la luz. Y les digo, háganse amigos por medio del mamón injusto (riquezas engañosas, dinero, posesiones), para que cuando falle, ellos [aquellos a quienes han favorecido] puedan recibirlos y acogerlos en las moradas eternas (viviendas). El que es fiel en lo muy poco [cosa] es fiel también en mucho, y el que es deshonesto e injusto en lo muy poco [cosa] es deshonesto e injusto también en mucho. Por lo tanto, si no has sido fiel en el [caso del] mamón injusto (riquezas engañosas, dinero, posesiones), ¿quién te confiará las verdaderas riquezas? Y si no has demostrado ser fiel en lo que pertenece a otro [ya sea Dios o hombre], ¿quién te dará lo que es tuyo [es decir, las verdaderas riquezas]? Ningún siervo puede servir a dos amos; porque odiará a uno y amará al otro, o se mantendrá y será devoto al uno y despreciará al otro. No puedes servir a Dios y al mamón (riquezas, o cualquier cosa en la que confíes y en la que te apoyes)."

Esta parábola revela varias verdades profundas. Primero, desafía nuestra capacidad de manejar mayores responsabilidades si fallamos en administrar las más pequeñas. Segundo, subraya la imposibilidad de servir a dos amos con igual devoción. Tercero, como también se ilustra en la parábola de los talentos, enfatiza nuestro papel como administradores de lo que poseemos, ya que todo en última instancia pertenece a Dios.

La narrativa sugiere que las conexiones y recursos terrenales son de poco valor si fallamos en ser buenos administradores de las modestas cantidades que Dios nos confía. Entonces, ¿cómo puede Él confiarnos las riquezas del cielo? La mala administración y el fracaso en producir los retornos esperados pueden ser vistos, de hecho, como una forma de robo. Confiar en nuestras propias riquezas conduce a un futuro incierto.

Reflexionemos sobre algunos proverbios iluminadores, que recomiendo encarecidamente por su sabiduría. Proverbios 3:9-10 (KJV) nos instruye a honrar al Señor con nuestra sustancia, prometiendo abundantes bendiciones a cambio.

"Honra al Señor con tu sustancia, y con las primicias de todo tu aumento: Así tus graneros se llenarán de abundancia, y tus prensas rebosarán de vino nuevo."

Proverbios 10:2-3 (AMP) contrasta la inutilidad de las riquezas mal obtenidas con el poder salvador de la justicia.

"Los tesoros de la maldad no aprovechan nada, pero la justicia (rectitud moral y espiritual en cada área y relación) libra de la muerte. El Señor no permitirá que los [intransigentemente] justos tengan hambre, pero frustra el deseo de los malvados."

Proverbios 15:6 (AMP) habla del gran tesoro en la casa del justo, mientras que Proverbios 18:10-12 (KJV) contrasta la seguridad encontrada en el Señor con la seguridad engañosa de la riqueza.

"En la casa del [intransigentemente] justo hay un gran [inestimable] tesoro, pero con los ingresos del malvado hay problemas y vexaciones. El nombre del Señor es una torre fuerte: el justo corre hacia ella y está a salvo. La riqueza del hombre rico es su ciudad fuerte, y como un muro alto en su propia presunción. Antes de la destrucción el corazón del hombre es altivo, y antes del honor está la humildad."

Estas escrituras subrayan la importancia de la obediencia a Dios y de ser excelentes administradores. Una buena administración implica tomar posesión de lo que se nos confía, tratándolo como si fuera nuestro. Al reflexionar sobre nuestra escritura temática de Lucas 16, nos damos cuenta decounting the pennies 2023 11 27 04 51 13 utc que el tiempo es uno de los activos más valiosos que se nos confía. Incluso un minuto, aparentemente insignificante como un centavo, se suma a lo largo de una vida. La esperanza de vida promedio en América es de 76 años, y si comenzamos a tomar decisiones conscientes para Cristo a los 16, tenemos 60 años de servicio. Consideremos el impacto acumulativo de cómo gastamos cada minuto de nuestro día. Echemos un vistazo más de cerca, como se dijo a los 16 años de edad somos lo suficientemente mayores para conducir, así que tomemos esta edad para tomar una decisión honesta para Cristo que nos da 60 años a Su servicio. En un día perdemos alrededor de 4 H al día, dormimos 8 H y tenemos 12 H de productividad o semi productividad. Un minuto aquí y un minuto allá durante esas doce horas son 720 minutos en 12 H. Lo cual se traduce en 262.800 minutos al año, por lo tanto, 60 años son 15.768.000 minutos. oh sí, casi lo olvido, en 60 años tenemos 15 años bisiestos, lo que añade 15 días adicionales, por lo que en total son 15.778.800 minutos, ¿o? ,,, ¿diríamos solo un centavo?

Lucas 16:11 (CEB) nos desafía: Si no somos fieles con las riquezas mundanas, ¿quién nos confiará las verdaderas riquezas? Dios, que existe fuera de nuestras limitaciones temporales, ve nuestro potencial completo. Somos de un valor inmensurable para Él, mucho más allá del mero valor monetario.

"Si no has sido fiel con las riquezas mundanas, ¿quién te confiará las verdaderas riquezas?"*

Nuestro Dios, en Su omnipotencia, trasciende los confines del tiempo humano. Él está íntimamente familiarizado con cada momento de nuestras vidas, desde el instante de nuestro nacimiento hasta la inevitabilidad de nuestro fallecimiento. Él es el Alfa y el Omega, encarnando tanto el principio como el fin. A los ojos de Dios, nuestro valor supera con creces la trivialidad de un simple centavo. Él no nos percibe como nos percibimos nosotros mismos, limitados e insignificantes, sino en la plenitud de nuestro verdadero potencial. Para Él, somos infinitamente más preciosos que una mera colección de monedas, ya sean 15.778.800 centavos o incluso mil millones. Nuestro valor, en Su estimación divina, es inmensurable e incomparable, superando con creces cualquier tesoro terrenal.

 Mateo 10:28-33 (CEB) nos recuerda no temer a aquellos que pueden dañar el cuerpo pero no pueden tocar el alma. En cambio, debemos reverenciar a Dios, quien nos cuida profundamente, valorándonos más que a muchos gorriones. Reconocer a Cristo ante los demás asegura Su reconocimiento de nosotros ante el Padre.

"No tengan miedo de los que matan el cuerpo pero no pueden matar el alma. En cambio, teman al que puede destruir tanto el cuerpo como el alma en el infierno. ¿No se venden dos gorriones por una pequeña moneda? Pero ni uno de ellos caerá al suelo sin que su Padre lo sepa ya. Incluso todos los cabellos de su cabeza están contados. No tengan miedo. Ustedes valen más que muchos gorriones. Por lo tanto, todo aquel que me reconozca delante de las personas, yo también lo reconoceré delante de mi Padre que está en el cielo. Pero a todo el que me niegue delante de las personas, yo también lo negaré delante de mi Padre que está en el cielo."

Ser buenos administradores de los dones de Dios: nuestro tiempo, talentos y vidas, abre las riquezas celestiales. Los profetas lo han declarado, y Dios lo reafirma repetidamente. El tiempo dedicado a Dios, el trabajo en Su servicio y el amor compartido con los demás son inversiones en tesoros celestiales. Los dividendos pertenecen al Señor, y cuando los necesitemos, Él abrirá los almacenes del cielo para ducharnos con bendiciones. Malaquías 3:10-11 (CEB) y Deuteronomio 28:12 (KJV) hacen eco de esta promesa, invitándonos a probar la fidelidad de Dios.

"Traigan la décima parte completa a la casa del almacén para que haya alimento en mi casa. Por favor, pónganme a prueba en esto, dice el Señor de las fuerzas celestiales. Vean si no abro todas las ventanas de los cielos para ustedes y vacío una bendición hasta que haya suficiente. Amenazaré al que quiera devorarlos para que no estropee el fruto de su tierra fértil, y para que la vid no aborte su fruto en su campo, dice el Señor de las fuerzas celestiales. El Señor abrirá para ti su buen tesoro, el cielo para dar la lluvia a tu tierra en su temporada, y para bendecir toda la obra de tu mano: y prestarás a muchas naciones, y tú no pedirás prestado."

La Biblia en inglés común tradujo el versículo 10 de Malaquías 3 con la frase, Por favor, pónganme a prueba en esto.

Nuestro Dios es un Dios asombroso, y Él ha puesto este desafío frente a nosotros. ¿Confío lo suficiente en Él como para cortar las tarjetas de crédito, deshacerme de todas las deudas y no asumir más? Él ya nos ha dado tanto, nuestros talentos, nuestro tiempo, ¿lo ponemos a prueba en esto?

La Primera Dama Wilma y yo hemos emprendido un viaje de fe, probando continuamente las promesas del Señor. Sin embargo, a menudo nos encontramos volviendo a viejos hábitos. Nuestra sociedad contemporánea se ha alejado del principio divino de acumular riqueza a través del ahorro y la donación; ahora se inclina fuertemente hacia la acumulación de riqueza a través del endeudamiento. Esto plantea una pregunta pertinente: ¿quién se beneficia realmente de este sistema? ¿Es el individuo, o son las compañías de tarjetas de crédito las que cosechan las ganancias?

De hecho, como mencioné anteriormente, nuestras pruebas han revelado la inquebrantable fidelidad de Dios. Los almacenes del cielo se han abierto en respuesta a nuestra fe. Sin embargo, reconocemos nuestra fragilidad humana y la necesidad de oración persistente para fortalecer nuestra resolución. Nuestro objetivo final es depositar nuestra confianza completa en el Señor, dedicando una parte de todo lo que tenemos: nuestro tiempo, trabajo y finanzas, como un diezmo a Él. Esta aspiración es elevada y desafiante de lograr. Estamos lejos de alcanzar este objetivo, pero estamos comprometidos a esforzarnos por más, a hacerlo mejor. Anhelo presenciar la apertura de las puertas del almacén celestial para nosotros. ¿Y tú? ¿Estás preparado para experimentar el milagro que incluso un minuto de tu tiempo, un pequeño acto de dar, puede traer?

Propongo un desafío: si posees cuatro tarjetas de crédito, concéntrate en pagar una y luego córtala. Si estás acostumbrado a pagar $100 mensuales en una tarjeta, redirige $50 de esa cantidad al ahorro y asigna los $50 restantes para pagar la siguiente tarjeta. De tus ahorros, dedica el 10% a Dios, no solo porque la iglesia lo necesita, sino como un gesto de gratitud por Sus bendiciones. Continúa este proceso, creando un efecto bola de nieve, hasta que todas tus deudas estén saldadas. Te sorprenderás al encontrarte con más libertad financiera que nunca antes. Y al hacerlo, Dios te bendecirá, porque tu enfoque está en Su plan, no solo en la ganancia mundana.

Esta estrategia no es una idea caprichosa; se alinea con el plan de Dios para nuestras vidas, enseñándonos a ser prudentes administradores de los recursos que Él nos ha confiado. Nuestro viaje está marcado tanto por el crecimiento como por los contratiempos, pero tengo confianza en que con la guía del Señor, finalmente tendremos éxito.

Dios conoce a cada uno de nosotros íntimamente; Él entiende nuestros corazones. Cuando nos comprometemos de todo corazón con Su camino, Él reconoce esta dedicación y nos bendice en consecuencia. Este camino no es un atajo hacia la riqueza, sino un largo viaje hacia la recuperación: recuperación del pensamiento negativo, de la mala gestión de nuestros talentos, tiempo y finanzas. Participar en el programa de recuperación de Dios es desafiante, pero las recompensas son profundas y duraderas.

El apóstol Juan capturó la esencia de este viaje en las palabras de Jesús, recordándonos el propósito más profundo y el valor eterno de nuestros esfuerzos.

Juan 6:26-29 (AMP) registra las palabras de Jesús sobre buscarlo no por beneficios materiales, sino por el sustento eterno que ofrece. Creer en Él y confiar en Su palabra trae una realización que nunca decepciona.

"Jesús les respondió, les aseguro, les digo solemnemente, ustedes me han estado buscando, no porque vieron los milagros y señales, sino porque fueron alimentados con los panes y quedaron satisfechos. Dejen de trabajar y producir para la comida que perece y se descompone [en el uso], sino esfuércense y trabajen y produzcan más bien para la [duradera] comida que perdura [continuamente] hasta la vida eterna; el Hijo del Hombre les dará (proveerá) eso, porque Dios el Padre lo ha autorizado y certificado y ha puesto Su sello de aprobación sobre Él. Ellos entonces dijeron, ¿Qué debemos hacer, para que podamos [habitualmente] estar trabajando las obras de Dios? [¿Qué debemos hacer para llevar a cabo lo que Dios requiere?] Jesús respondió, Esta es la obra (servicio) que Dios les pide: que crean en Aquel a Quien Él ha enviado [que se adhieran a, confíen, dependan y tengan fe en Su Mensajero]."

En conclusión, ser un buen administrador de lo que Dios nos ha dado es un viaje de crecimiento, confianza y obediencia. Se trata de administrar nuestros recursos sabiamente, no para la gratificación inmediata, sino para recompensas eternas. Aceptemos este desafío, confiando en el plan de Dios y en Su provisión infalible.

Amén.

 

Webmaster

Privacy Policy

GDPR Privacy Policy

(c) EWCMI 2009-2023 Terms of Use
All Donations, Seeds, and Tithes to Eagle Wings Charismatic Ministries International are tax deductible per the Internal Revenue Code 501(c)(3) Public Charity Status 170(b)(1)(A)(i) DLN 17053243329039
  Site Seal

Login